Las empresas no buscan personal. ¡Necesitan Talento!

CONTENIDO
Descargar Articulo en PDF


por Francisco Quintal

En una economía del conocimiento como la actual, las empresas que tienen el mejor talento son las que sobresalen y logran una mejor posición en los mercados. Esas empresas saben que encontrar, nutrir y desarrollar a sus talentos es una de sus responsabilidades más importantes.

¿Sabes porque? Porque en este entorno de negocios global y competido, las empresas necesitan de gente con la mentalidad, preparación y competencias que les ayuden no solamente a sobrevivir, sino a enfrentar con éxito los retos que plantean los mercados. Por ejemplo:

  • Superar a sus competidores.
  • Recuperarse de una crisis.
  • Prepararse para adquirir empresas o fusionarse con otra.
  • Mantenerse como líderes de su mercado.

Déjame explicar lo que se considera Talento: “Es una persona que genera resultados, más allá de lo esperado, de manera consistente a través del tiempo y generando valor para su empresa y los clientes”. Esta sencilla descripción de talento tiene cinco elementos que me gustaría resaltar:

  1. El talento no lleva a cabo actividades. Da resultados. Hacer como que trabajas o dar la impresión de que trabajas mucho, ya no engaña a nadie.
  2. Cuando la empresa espera que le den un resultado de 100, el talento da eso y más.
  3. La mayoría de empleados tienen lo que se conoce como “desempeño inconsistente”. Resultados buenos-resultados malos. El talento siempre da resultados más allá de lo esperado. Siempre.
  4. El trabajo no consiste en hacer bien las cosas. En la gran mayoría de los casos, ni siquiera es suficiente dar resultados. La empresa espera que lo que tú hagas agregue valor al producto que fabrica o al servicio que ofrece. ¿Sabes porqué? Porque si tu trabajo no agrega valor, no tiene razón de existir.
  5. Si tu trabajo agrega valor a tu empresa, con mayor razón debe agregar valor a los clientes. Agregar valor al cliente es por mucho, la parte más importante del trabajo de una empresa y de su talento.

 

Ahora dime… ¿te consideras talento o crees poder llegar a serlo?