Una amo (o amo) de casa en tiempos de crisis

CONTENIDO
Descargar Articulo en PDF

por Renée Margarita Iribarne Álvarez

De la empresa a la casa

Tal vez a más de alguna persona le llame la atención el título de este artículo ya que se publica en un espacio de negocios y va dirigido desde el título, también, al género masculino.

En esta época de crisis, la empresa y el hogar están más relacionados que nunca y en algunos casos no existe una clara división de donde termina uno y comienza el otro.

Un ejemplo de esto es cuando el tradicional proveedor del hogar queda sin trabajo y eventualmente, lo que para su pareja en tiempo de bonanza pudo haber sido una actividad secundaria para complementar el gasto del hogar, de la noche a la mañana se convierte en el único ingreso de la familia lo que trae por consecuencia que los roles que estaban acostumbrados a desempeñar cada uno cambien radicalmente.

Así mismo, es frecuente encontrar padres solteros, independientemente del género, que tienen que desempeñarse como proveedores del hogar y amas o amos de casa al mismo tiempo y no siempre saben cómo enfrentarse a ello.
Por otra parte, hay cónyuges que piensan que el trabajo de su pareja en una empresa es una cosa muy diferente a las obligaciones que conlleva el administrar una casa.

Una idea que puede ayudar a asimilar el necesario cambio de paradigmas en este aspecto es el que se visualice que el administrar un hogar no es muy diferente al administrar una empresa; los métodos, herramientas y maneras de gestionar utilizados en el trabajo empresarial son generalmente aplicables a la gestión doméstica.

Misión y Estrategias

Así como una empresa debe de tener muy clara su misión, así debemos de tener claro cuál es el objetivo clave del hogar, lo que esencialmente se pretende obtener de él.

Por ejemplo: mi hogar será el espacio ordenado y limpio en el cual mi familia conviva, estudie, tenga esparcimiento y se alimente adecuadamente con el fin de contribuir a preservarla con buena salud física y mental.

Para lograr esta misión –y como en toda empresa que se respete– se tienen que establecer diversas estrategias y tácticas a aplicar de una manera disciplinada en la gestión del hogar y toda la familia debe de conocer y estar consciente de esta aplicación.

Dirección General y Equipo Humano

Lo mencionado líneas arriba conlleva no solo implementar estrategias y tácticas, sino también el dirigir a un equipo humano que sostiene el trabajo operativo de la casa.

El personal sobre el cual radica el éxito o fracaso de esta empresa llamada hogar es el director general (usualmente un tándem esposo-esposa) y su equipo humano o sea los integrantes de la familia y demás personas que realizan diversos oficios domésticos (cocina, jardinería, aseo, etc.).

Aunque este renglón puede ser muy variable, hay un punto importante aplicable a todo el capital humano que de una manera u otra está involucrado en la operación de la casa: al igual que en la empresa, todos deben de tener muy claro lo que tienen que lograr y lo que deben de hacer para alcanzarlo. Así mismo, deben de estar capacitados para la tarea.

Los roles del esposo – esposa son más productivos cuando se reparten con base en las competencias de cada uno. Un ejemplo clásico es cuando el esposo es el proveedor del hogar y la esposa es la administradora y tesorera del hogar; mientras él se concentra en la productividad en su trabajo ella puede quitarle de en medio asuntos tales como atención a cuentas por cobrar, pago de nómina del personal operativo doméstico, programación de cuentas por pagar, consolidación de cuentas de cheques, atención a proveedores del hogar además de cuidar la calidad y el costo de los insumos, controlar los inventarios y optimizar el uso de los recursos.

Desarrollo de capital humano

En el caso de la educación considero que es un error cambiar a los hijos a una escuela más barata, en caso de que vayan a una escuela privada, ya que este renglón no es un gasto, sino una inversión. Si queremos lograr un ahorro en este rubro, podemos revisar que clases extracurriculares (piano, karate, natación, pilates, danza, futbol, etc.) no son indispensables en este momento y suprimirlas.

El esparcimiento es muy importante en la vida actual ya que está científicamente probado el alto grado de stress en el que está sumida la sociedad y por consecuencia, de padecimientos físicos, emocionales, psicosomáticos, etc.

Por lo mismo y por ser parte de un desarrollo integral de la familia, no es opción dejar de gozar de momentos de solaz y convivencia familiar. Lo interesante es que, sin eliminar estos momentos, también en este renglón hagamos ajustes.

Si llevaba a mi familia cada fin de semana al cine, ahora rento una película y de paso incremento la convivencia familiar que tanta falta hace en estos días. En lugar de ir a restaurantes para reunirme con mis amigos(as), organizo reuniones de “traje” en una casa diferente cada vez, para que no sea oneroso para nadie. Busco y/o me asesoro con alguien que sepa de lugares turísticos con base en mis gustos pero con precios más acordes a mi presupuesto actual. ¡Se sorprenderán de las joyas turísticas que encontrarán y que ni se imaginan que existen! Hasta en los destinos supuestamente más caros hay precios accesibles y calidad más que decorosa y a veces sorprendente.

Costos y gastos

Los gastos fijos de una casa (luz, gas, agua, teléfonos, televisión de  paga, etc.), al igual que en la empresa, son los primeros que tenemos que analizar. Por ser tan habituales, estamos hechos a su presencia y llegamos a creer que algunos de ellos son indispensables en nuestro día-a-día.  Paradójicamente, es donde podemos tener la mayor fuga que por ser gradual, “no se siente” tal cual como pasa en las empresas comerciales donde el robo hormiga “no se siente” pero a la larga perjudica en grande.
Al igual que en las empresas en esta época de crisis, hay que establecer diversas “políticas domésticas” que tendrán que ser respetadas disciplinadamente por el “personal de la casa”.

Aunque los consejos que les proporcionaré a continuación son conocidos por todos,  a veces por obvios o porque creemos que no hacen diferencia no los detectamos y mucho menos los implementamos pero –créanme–  si los llevan a cabo, verán los resultados.  ¡Ah y adicionalmente contribuiremos a la reducción del calentamiento global!

  • Usar focos ahorradores, apagar las luces que no se usan o utilizar el menor voltaje en caso de no necesitar mucha luz; mantener apagados (y hasta desconectados) los aparatos eléctricos que no se usen continuamente.
  • Mantener la llave del agua abierta sólo cuando se necesita; reciclar el agua que sea posible (si lavo un coche con agua solamente, la vacío en el jardín o en las macetas, no en el desagüe).
  • Contratar un paquete de llamadas ilimitadas para que cuando esté en la casa, me olvide del celular.  Usar el celular para casos indispensables no como si fuera extensión de nosotros; se nos olvida que no nacimos con ellos.
  • En muchas ocasiones tenemos contratados paquetes o canales extras de televisión que no usamos y ni siquiera nos acordamos que los tenemos; limitémonos a los que realmente disfrutamos y/o necesitamos.
  • En el caso del personal de ayuda doméstica se  pueden hacer algunos ajustes convenientes para ambas partes.  Si antes de la crisis tenía quien me cocinara y me hiciera el quehacer de la casa y mis ingresos se han limitado, en el hogar, al igual que en la empresa, la primera opción para recortar gastos NO es cortar personal, sino optimizar tiempos, mejorar procesos y mediante una negociación llegar a acuerdos de reducción de días laborales; por ejemplo, si se tiene contratada a una cocinera, en lugar de que venga diariamente a cocinar, puede venir cada tercer día, cocinar para los demás días y congelar la comida.
  • Lo mismo vale para el personal de orden y limpieza; los días que laboren serán aprovechados de manera más eficiente, previa revisión conjunta de las partes involucradas.  Esto también lleva a cambiar algunos hábitos para optimizar el tiempo; por ejemplo: si estoy acostumbrada(o) a llegar a mi casa y tirar todo lo que traigo por donde paso ya que tengo quien lo ponga orden, ahora simplemente voy a dejar cada cosa en su lugar.  Igualmente, podemos repartir tareas domésticas entre diversos miembros de la familia, incluida “la dirección general”.

Proveedores e insumos

Al igual que en la empresa, están los proveedores, internos y externos, que son afectados por el entorno económico global.

El o los proveedores internos son los que aportan a la economía del hogar y los externos son a quienes se les compran los insumos.

Cuando el proveedor interno es afectado por la crisis debe de tomar medidas para que los insumos básicos lleguen en tiempo y forma, es decir, a buen precio y buena calidad sobre todo en el renglón de alimentos ya que estos son fundamentales en el mantenimiento de la salud familiar lo que nos permitirá ser productivos continuamente sin aumentar más las ya existentes preocupaciones emocionales y económicas.

También en este aspecto podemos sacarle beneficio a la crisis si cambiamos algunos hábitos. Muchas veces, aunque llevemos una alimentación sana y bien balanceada durante la semana laboral, el fin de semana tomamos como pretexto el descanso (para nuestra mente más no para nuestro cuerpo) y consumimos sistemáticamente alimentos y bebidas “chatarra” mismas que además de que a la larga nos perjudicarán en nuestra salud, son bastantes más caras que otras opciones de comida saludable y al final del día el más afectado, por un lado u otro, será nuestro bolsillo.

Debemos dar un repaso a fondo al renglón de los artículos de limpieza ya que muchas veces compramos por costumbre, por marca y hasta por volumen y esto, en época de crisis, no necesariamente es lo mejor ya que este sobre-inventario nos impide hacer uso para otras prioridades del capital financiero ocioso.

Hay que ver al renglón de la salud al igual que al de los alimentos, como inversión y no como gasto, o sea, no hay que escatimar en este rubro; sin embargo es factible hacer algunos ajustes. Por ejemplo, si voy y/o llevo a mi familia semestralmente a limpieza y revisión dental y no presentamos ningún síntoma que amerite volver exactamente a los seis meses, podemos programar la siguiente visita para dentro de nueve o diez meses.

Logística

El transporte, si hablamos fríamente, debe ser un medio para movernos de un lado a otro y sin embargo en la mayoría de los casos se convierte en un símbolo de estatus, si no en lo que soy si en lo que quiero aparentar ser.

A diferencia de la empresa que con sus vehículos de transporte dan una imagen, en lo individual (y en lo familiar) el vehículo particular se convierte en la imagen; por lo mismo y a pesar de ser uno de los primeros renglones en los que se podrían hacer ajustes es el último al que se recurre. También en esto debemos optimizar recursos.

Organicemos “tandas” con amigos y vecinos para recoger los niños en la escuela. Mantengamos en buen estado mecánico a nuestros autos porque el mantenimiento preventivo siempre será, a la larga, más rentable que el correctivo. Diseñemos rutas, diarias o semanales, con base en prioridades, distancias y horas pico que nos permita ahorrar gasolina, evitar desgaste innecesario del coche o de los coches, optimizar el uso de nuestro tiempo y de paso, contribuir con nuestro granito de arena a disminuir la contaminación.

Adendum

Como pueden observar, no solo en las empresas es necesario tomar medidas extraordinarias para enfrentar la crisis. También en nuestro hogar podemos y debemos hacerlo.

Espero que estos tips les ayuden, como trabajadores y amas o amos de casa, a optimizar la gestión doméstica del hogar, sortear más fácilmente la crisis y, lo más importante, mantener y acrecentar la armonía familiar que, en última instancia, es parte de nuestra misión personal y familiar.

 

Renée Margarita Iribarne Álvarez - Licenciada en psicología por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Cuenta con quince años de experiencia laboral en el área de Recursos Humanos donde ocupó puestos de jefatura hasta llegar a ocupar la Gerencia del área. Por otra parte, tiene 15 años de experiencia como ama de casa.

Contacto: renee_iribarne@hotmail.com